1- Enjuagar y limpiar bien los mejillones. Descartar todos los que estén rotos o partidos, y no consumir aquellos que queden cerrados después de la cocción.

2- Preparar y cortar las verduras. Hacer un bouquet o ramillete con el perejil, el tomillo, las hojas de laurel, y hojas de apio.

3- En una olla grande sobre fuego medio, derretir la manteca.

4- Añadir la cebolla, los puerros, el ajo y saltear hasta que la cebolla y el puerro estén tiernos.

5- Añadir el ramillete previamente hecho, y revolver durante 1 minuto.

6- Añadir el vino blanco e inmediatamente después, los mejillones. Revolver bien para que todos los ingredientes se mezclen. Añadir las hojas de apio groseramente picadas.

7- Tapar la olla y cocinar a fuego medio durante unos 8 minutos, o hasta que todos los mejillones se abran. Reservar unos minutos antes de servir.