Cada lugar tiene su impronta, su personalidad, su ADN que se refleja en sus habitantes, su arquitectura, su historia, su gastronomía… Argentina en ese aspecto es un país muy rico y diverso y recorrerlo de norte a sur y de este a oeste nos permite disfrutar de esa multiplicidad maravillosa que atrae tanto turistas nacionales como internacionales.

Mendoza es una de esas provincias a las que uno quisiera visitar durante todo el año. Con calor, con frío, la provincia cuyana tiene una abanico gigante de propuestas deportivas, culturales, gastronómicas! Famosa por sus viñedos, Mendoza también supo sacar provecho de su clima y sus suelos para dar origen a productos nobles reconocidos mundialmente como el aceite de oliva, las aceitunas, frutas y vinos. Pero Mendoza también es reconocida por ser una tierra generosa! Desde hace más de 10 años alberga una propuesta diferente y el maridaje cuyano-francés es todo un éxito! Ese ADN tan argento, se vio gratamente modificado para acunar una nueva creación: un maridaje perfecto entre productos locales e ideas francesas.

Es así como aterrizaron a esas tierras Jérôme Constant y Christophe Rivet dos profesionales franceses con inventiva y sobre todo mucho entusiasmo!

Jérôme Constant está en la ciudad de Mendoza desde hace más de 10 años y lleva adelante el restaurant Anna Bistró y la pastelería Brillat-Savarin. De su nuevo lugar en el mundo destaca que aprecia de Argentina “la cocción con los fuegos y con herramientas como la parrilla, el disco, horno de barro, usando técnicas con fuego natural. Y también es muy característica la manera de cocinar las carnes, o los platos en general, donde muchas veces se da una cocción larga y tranquila. Entonces se logran carnes con sabores y texturas completamente diferentes de las que hacemos por ejemplo, en Francia”. Pero como de maridaje se trata, y los franceses se destacan por el refinamiento de su pastelería, en Brillat-Savarin encontramos más de “150 productos que son imperdibles, productos franceses adaptados al gusto local, tienen mucho éxito los macarrones pero también nuestra gama de bombones de chocolate, que hemos desarrollado con chefs franceses. Tenemos una gama de pan que es muy bueno y rompemos con lo que comúnmente se ofrece en el mercado mendocino”. Jérôme Constant sabe cómo conquistar el paladar de los mendocinos ofreciendo platos típicos de la región con técnicas francesas. Si estás en Mendoza, Anna Bistró es una excelente opción para disfrutar de un cordero de ocho horas de cocción con salsa de Malbec, una combinación tan argentina como francesa!

Otra opción imperdible, esta vez a unos kilómetros de la bellísima ciudad de San Rafael, es Color Café, el emprendimiento de Christophe Rivet, un francés nacido en París en 1971. A sus 15 años, dejó los estudios para entrar en la cocina que se transformó en su gran pasión. La vida decidió que viviera en los Alpes, aprendiendo y especializándose cada vez más hasta tener durante 10 años su propio restaurante. San Rafael fue más tarde el lugar que el destino le tenía preparado para seguir desarrollándose y al respecto dice: “Así descubrí la felicidad de criar y elaborar mis propios productos: huerta, quesos, fiambres, aceites, mostaza, cerveza y, por supuesto, vino…” Christophe nos espera en Mendoza, en un restaurant que los clientes suelen destacar por sus exquisitos platos y la sencillez del lugar. Una vez más, dos identidades fuertes se mezclan: técnica francesa y tierra argentina, un maridaje tan apasionante como exquisito!

Paula Ruiz