Ludovic Casrouge nos hace descubrir la comida tradicional de la región de Bretaña y sus míticas crêpes, famosas por el mundo. En 2008, este empleado de la Bolsa de París decidió dejarlo todo para volverse un maestro crepero y abrir su propia crepería en Buenos Aires. Después de viajar por America latina, realizó una formación en la escuela de maestros creperos de Pont, practicando en diferentes creperías en Bretaña. De regreso a Buenos Aires, abrió en 2011 su primera crepería en Monserrat: Un, Dos, Crêpes, que propone una selección amplia de crêpes saladas y dulces para el almuerzo. Pero lo más interesante está por venir ya que a partir de este mes pueden descubrir las crêpes de Ludovic en el leyendario Mercado de San Telmo donde decidió abrir su segundo local.

L: Contanos un poco la historia de 1,2 crepes, como surgió la idea de abrir el local?

LC: Un dos crepes abrió su primer local hace un poco mas de 6 años. Soy francés, viví en Bretaña, los crepes son la especialidad de esta provincia de Francia a orillas del océano atlántico. Un día decidí dejar las finanzas y encarar un emprendimiento gastronómico, lo más natural era que sea una creperie! Luego conocí a mi esposa esposa argentina y me convenció de abrir una creperie acá.

L: Cuales son los crepes mas solicitados por la gente?

LC: Solía ser difícil contestar ya que tenemos mas de 40 variedades de crepes saladas y treinta variedades de crepes dulces. Ahora luego de abrir un segundo local, me doy cuenta que es más fácil de responder. La gente pide distintas variedades entre los 2 locales. Para dar una respuesta diría que durante la semana los clientes eligen crepes clásicas como el Crepe Complete (jamón, queso, huevo) o el crepe de Pechuga de pollo a la plancha con vegetales asados o crepe de parmesano tomates confitados, queso crema ciboulette y rúcula. Los fines de semana, los clientes buscan opciones mas sofisticadas como crepe de panceta ahumada, queso brie, manzanas salteadas y rucula, o nuestra crepe Burger completo que tiene una hamburguesa con queso, huevo, cebolla caramelizada y tomates confitados.

L: Que diferencia, en cuanto a ofertas de productos, hay entre el primer local y el segundo?

LC: El primer local es un local de mediodía para oficinistas que tienen poco tiempo para comer, se llevan los crepes a la oficina (o hacemos deliveries) o almuerzan sobre nuestras mesas y sillas en la vereda… El nuevo local es más un restaurante, una creperie en el sentido francés de la palabra. La gente viene en familia o amigos para comer sentados, servimos los crepes en platos, se puede acompañar con cerveza artesanal, vino y pronto sidra…Es una creperie bretona como puede haber en Saint-Malo o Quimper!

L: A que atribuís el éxito de una crepería en el corazón de un barrio tan  porteño como el de San Telmo?

LC: El primer local está en realidad en Montserrat, microcentro. Fue un éxito porque fuimos pioneros en hacer crepes en Buenos Aires. Abrimos en un momento oportuno, cuando los oficinistas empezaron a querer salir de las empanadas y porciones de tarta, y buscaban alternativas. Llegamos con nuestros crepes que hacemos en el momento y a la vista y era realmente novedoso para Buenos Aires!!! Ahora con el nuevo local queremos mostrar que los crepes son más que una opción de comida al paso, y que se pueden hacer platos de crepes muy sabrosos para un almuerzo corporativo de semana o de fin de semana en familia.

L: Cual es el futuro que imaginas para 1,2, crepes?

LC: Me imagino un mix de creperies entre locales de comida rápida y restaurantes de crepes, según la ubicación. Queremos también desarrollar la franquicia.

L: La yapa: Para el crepe dulce, Nutella o dulce de leche?

LC: El francés te pedirá dulce de leche (mas exótico) y el argentino Nutella (mas exótico)!

Carolina Balverdi

Si siempre quisiste saber como se hacen las verdaderas crêpes, Ludovic Casrouge brindará una clase especial en el marco de La Cuisine des Chefs, el 22 de noviembre. Para más información te invitamos a visitar la nota dedicada:  click acá