Se ven por todos lados, todos las aman: las frutillas son realmente las reinas de la primavera! Hay mil y un manera de comerlas, querés saber cómo las preparan en Francia? Acá un pequeño guía de las diferentes variedades de frutillas y de los postres franceses con frutillas.

Todo sobre las frutillas francesas!

fraises-des-bois

Sabían que Francia hay  muchas variedades de frutillas, cada una con sus características ? Acá te presentamos las mas famosas.

La Gariguette
La gariguette es LA referencia entre las diferentes frutillas regionales. A la vez firme, jugosa, tierna, acidulada! Su color vivo casi fluorescente y su forma larga conquistó a los corazones de los franceses.

La Mara des bois
Es una frutilla muy perfumada, cuyo sabor parece al de las frutillas del bosque. Generalmente es muy grande y oblonga.

La frutilla de bosque
Es la frutilla de la infancia de los franceses! Es una variedad muy antigua. Su sabor característico es inimitable, por eso es muy escasa y cara. Es muy pequeña, y puede ser rojo claro o muy oscuro.

Y estas son solo algunas, podes encontrar también la Charlotte, la Ciflorette, la Darselect,…

Las frutillas en todas sus formas 

Se pueden comer simplemente con azúcar o crema chantilly, pero también sirven para perfumar algunos postres, las frutillas son tan sabrosas que existen muchas maneras de comerlas.

La tarta de frutillas
tarte-fraises

Es el postre mas clásico con frutillas. Con masa de hojaldre o masa quebrada, se puede agregar crema patissière, u otros frutos.

Acá nuestra receta de tarta con frutillas y pistachos:
http://www.lucullus.com.ar/recetas-chef/tarta-con-frutillas-y-pistachos/

Le fraisier

fraisier

También un gran clásico de la pastelería francesa: le fraisier se come mucho durante ocasiones festivas como los cumpleaños. Lleva frutillas, crema untuosa, y una génoise (un bizcocho con masa batida) crocante.
Y al contrario de lo que se piensa, no es tan complicado para cocinar. Acá nuestra receta:

  • Ingredientes
    Para el bizcocho esponjoso:
    3 Huevos a temperatura ambiente
    ½ taza de azúcar
    1 ½ cucharadita de zumo de limón
    ½ cucharadita de ralladura de limón
    ½ taza de harina
    ¼ cucharadita de sal
    1 cucharada de mantequilla sin sal derretida
    ½ cucharadita de extracto de vainilla
    Para la mousse:
    2 claras de huevo a temperatura ambiente
    2 cucharaditas de gelatina en polvo
    1/3 taza de azúcar
    ¾ taza de agua fría
    2 tazas de puré de fresas
    1 ½ taza de nata montada
    2 cucharaditas de extracto de vainilla
    2 tazas de fresas
  • Preparación
    En primer lugar, vamos a preparar la mousse, que será la base. Para ello, en un bol, mezclamos media taza de agua fría con la gelatina en polvo. Le damos unos minutos para que la gelatina se asiente en el agua y se ablande.
    Por otro lado, en una cazuela, ponemos a hervir un cuarto de taza de agua con el azúcar hasta que alcancen los 120ºC.
    Seguido, en un bol, batimos las claras de huevo hasta que estén espumosas y, entonces, le agregamos el azúcar anterior caliente y la gelatina disuelta en agua. Mezclamos sin parar hasta que se enfríe a temperatura ambiente.
    Con ayuda de una batidora, incorporamos a la mezcla anterior el puré de fresas, la nata montada a punto de nieve y la vainilla. Reservamos la mousse.
    Después, vamos a preparar el bizcocho. En un bol, batimos los huevos con el azúcar durante 5 minutos. Mientras batimos, añadimos ralladura de limón y el zumo.
    Tamizamos la harina con la sal y la agregamos al bol anterior con los huevos de manera gradual, sin dejar de batir.
    Por último, incorporamos al bol la mantequilla derretida y la vainilla. Cubrimos con la masa una fuente redonda de 22 centímetros forrada con papel de horno.
    Horneamos nuestro bizcocho a una temperatura de 190ºC durante 40 minutos. Dejamos que se enfríe.
    Cortamos las fresas a la mitad y las ponemos sobre el bizcocho. Cubrimos con la mousse de fresa y dejamos reposar durante 4 horas, para que la gelatina se solidifique.
    Terminamos con más fresas por encima y servimos.

La charlotte aux fraises (charlota de fresas)
(Imagen del articulo)
Que nombre raro para un postre, no? Históricamente, este postre fue creado y llamado en honor a la esposa del rey George III, la reina Charlotte.
Con sus bizcochos de soletilla, y su crema, es también un gran clásico de la repostería francesa. Acá nuestra receta:

  • Ingredientes
    Un paquete de bizcochos de soletilla
    200 g de chocolate blanco
    600 g de fresas
    80 g de azúcar
    4 hojas de gelatina
    400 ml de nata para montar (crema de leche)
    20 g de azúcar impalpable
    Mantequilla para untar el molde
  • Preparación
    Poner las hojas de gelatina en agua fría para que se ablanden.
    Derretir el chocolate blanco al baño maría. Con un pincelito barnizar todos los bizcochos de soletilla que necesitemos para cubrir el diámetro de nuestro molde. Reservar para que se endurezca el azúcar impalpable.
    En un mixer, triturar las fresas (menos 3 ó 4 para la decoración final) junto al azúcar. Reservar una parte de este puré para mojar más tarde los bizcochos de soletilla.
    Poner en un cazo la mitad de lo que nos ha sobrado del puré de fresas, llevar a ebullición y, en cuanto empiecen a salir burbujitas, apagar rápidamente y añadirle las hojas de gelatina (previamente escurridas). Remover hasta que se disuelva bien la gelatina. Una vez disuelta, añadirle también la mitad del puré separada. Poner en la nevera para que se enfríe antes de incorporarle la nata montada (pocos minutos, solo el tiempo de montar la nata, porque si no, se endurece la gelatina).
    Ahora montar la nata junto al azúcar impalpable.
    Coger la gelatina e incorporarla a la nata con movimientos suaves para que no se desmonte.
    Retomar el puré que habíamos reservado antes. Añadir un par de cucharaditas de agua para que resulte más líquido. Mojar uno a uno todos los bizcochos de soletilla por la parte no glaseada y los colocamos de pie por todo el diámetro del molde (recordarse de untar mantequilla en el borde para que no se pegue el chocolate, muy poquita eh?) , con la parte glaseada hacia la pared del molde.
    Colocados todos los bizcochos de soletilla, incorporamos nuestra mousse en el centro, cubriendo el resto del molde. Con una espátula extendemos bien la mousse para que quede bien uniforme.
    Meter en el frigo durante por lo menos 6/7 horas (aunque es mejor hacerlo de un día para otro).
    Para desmoldarlo, cogemos un bowl donde quepa el molde, lo llenamos con agua caliente y colocamos el molde unos segundos. Después, le damos la vuelta encima del plato o bandeja seleccionado y bajará sola la tarta pues hemos echado la mantequilla.
    Decorar con 3 o 4 fresas por encima, o enteras o laminadas, como se prefiera.

Otras maneras…

champagnes-et-fraises

Quien dice Francia, piensa en su vino y su champagne. Los franceses mezclan los placeres y comen las frutillas sumergidas en su vaso. También se puede utilizar Genepi, una licor originario de los Alpes.

Para los mas golosos, prueben las frutillas en una fondue de chocolate…