Laetitia Sarafian y Lucas, su pareja, les acogen en su restaurante a puertas cerradas “Chez Lucas y Laety” en Mar del Plata. Ella es Francesa, él es Argentino, y proponen una cocina creativa y personalizada inspirándose de sus viajes. Antes de encontrar a Lucas y de llegar a Mar del Plata, Laetitia estudió y trabajó en Paris, con el deseo de ligar su vida con la gastronomía. Les conta un poco de su historia…

L: ¿Como fue que empezaste esta aventura de tener un puertas cerradas en Mar del Plata?
LS: Hace diez años, encontré a mi novio argentino en Bali, en Indonesia. Siete años después, decidimos venir aquí, a Mar del Plata, porque a él le encanta el mar y yo vivía en París y tenía ganas de vivir en una ciudad más tranquila.
Nuestro sueño común era hacer algo en la gastronomía. Arrancamos hace más de dos años cocinando en nuestro hogar. Tres meses después de empezar, nos mudamos e abrimos un restaurante en un centro cultural en Mar del Plata donde damos clases de cocina. Así empezó la aventura.

L: ¿Cuáles son las ventajas de tener un restaurante a puertas cerradas, en comparación con uno a la calle?
LS: El lugar se conoce de boca en boca, podemos abrir cuando nos gusta. Como no está abierto a la calle, el restaurante es un lugar donde sólo se puede venir con reserva, lo que genera un ambiente distinto, particular.
Nos permite recibir a la gente como si estuviésemos en nuestra casa, el lugar es totalmente personalizado y la atención al cliente también que nos gusta ofrecer. Así el cliente se siente como si fuera su casa.

L: Ustedes fueron un poco pioneros de esto en Mar del Plata. ¿Como lo fue tomando la gente al principio?
LS: En realidad tuvimos mucha suerte porque arranquemos gracias a una aplicación que de reservas online que estaba empezando en Mar del Plata. Te permitía ir a comer a la casa de un chef. Gracias a eso, creamos nuestra cuenta un lunes y ya, al sábado siguiente teníamos todas las reservas ocupadas con 8 personas en nuestra casa, por el día de San Valentín. Después, tuvimos publicidad gracias al boca en boca, a las recetas que yo escribía en revistas de cocina de Mar del Plata, y a las redes sociales.
Creo que nuestro restaurante funciona bien porque en Mar del Plata, la gente estaba acostumbrada a siempre ir a cenar en su lugar de toda la vida, pero ahora hay como unas ganas de ir a buscar otro tipo de lugar, de comida y de atención.

L: ¿Y cuáles son los tipos de comida que ustedes ofrecen en su restaurante? ¿Y los platos imperdibles si uno va a visitarlos?
LS: Proponemos un menú que cambia cada mes. Tiene cuatro pasos, con dos opciones de entrada, tres de plato principal, y dos de postre. Todo bien casero.
Siempre hay platos franceses y unos asiáticos, y platos creativos resultado de fusiones entre la cocina francesa y asiática.
Nuestras entradas imperdibles podrían ser: la sopa de cebolla gratinada, las ostras gratinadas con fondue de puerros y champán, y el carpaccio de pulpo. Cocinamos bastante mariscos, porque es fácil conseguirlos frescos en Mar del Plata. Nuestros postres clásicos serían el volcán de chocolate, la tarta de chocolate, la tarte Tatin, que son postres franceses típicos, y un helado indio con cardamomo y almendras.
Si vienen a vernos en Mar del Plata, organizamos también clases de cocina regularmente!

L: ¿Participan en algunos eventos en Buenos Aires también?
LS : Claro, para los que no pueden venir a Mar del Plata, participamos también en la feria de cocina francesa Le Marché que ustedes organizan. La próxima tendra lugar los 16 y 17 de septiembre… Les esperamos!

L: ¿Como imaginas el futuro de Lucas y Leaty?
LS: Hoy estamos en una casa que es un centro cultural. Nos gustaría mudarnos y recibir a la gente en nuestra propia casa, para tener un restaurante aún más personalizado.

Carolina Balverdi.

Chez Lucas y Laety – Restaurante a Puertas Cerradas.

Cordoba 2855, Mar del Plata, Argentina.

223-530-1652

Pagina Facebook