El Bœuf Bourguignon, “el” clásico entre los clásicos

El frío se instala en Buenos Aires y nuestro paladar lo sabe. Así como cada ciudad o país en el mundo nos sorprenden con increíbles productos y preparaciones típicas de cada región, los climas con sus estaciones del año también nos permiten navegar por un gran océano de sabores que esconde deliciosos tesoros que bien vale la pena probar !

Durante el invierno, los guisos, estofados y platos humeantes suelen destacarse porque restauran nuestro organismo devolviéndole la tibieza que las temperaturas de la época nos quitan. Y en ese sentido, Francia ofrece un gran abanico de estos platos, algunos con identidad nacional y otros que reflejan el orgullo de cada región. Entre aquellos que  siguen eligiendo los franceses, a pesar de las modernas e innumerables creaciones de los chefs, el Bœuf Bourguignon se lleva el primer puesto.

Originalmente era considerado “el” plato dominical por excelencia, algo así como para los argentinos las pastas del domingo o por qué no el asado !  Pero esta “carne a la borgoña” debe su nombre a la región homónima donde gracias a sus condiciones agro-climáticas entrega vinos caratulados como los mejores del mundo. Dicha región se caracteriza por la altísima calidad de sus vinos Pinot Noir y Chardonnay. Entonces, Borgoña no hace referencia a una cepa, como muchos creen, sino a una de las más prestigiosas zonas de Francia y del mundo, ubicada en el centro-este de ese país, que cuenta con una de las Denominaciones de Origen más destacadas.

Este delicioso plato galo sigue siendo un clásico entre los clásicos, el preferido entre muchos otros (también clásicos increíblemente !) que nació como un plato campesino hace ya muchos años en la zona de Borgoña. Además de carne, lleva un sofrito de verduras, como cebollas, ajos, zanahorias, se le puede agregar también panceta y champiñones y se lo cuece lentamente en vino tinto. Algunas recetas osan incorporar un cuadradito de chocolate negro para realzar el sabor de la salsa y acentuar ese color oscuro que lo caracteriza.

Uno de los secretos es cocinarlo durante un largo tiempo a fuego lento, esa cocción típica que caracteriza a los guisos y estofados y para la cual los franceses tienen una expresión verbal específica : “Laisser mijoter“. Esta frase abunda en las recetas de este estilo y ese largo cocinar acompaña aún las mañanas dominicales de aquellas familias que todavía deciden reunirse para degustar juntos esta exquisita preparación.

Acá en Buenos Aires varios restaurants franceses lo ofrecen, entre ellos Merci en San Telmo y Cocu en Palermo. Bien vale la pena probarlo, y si ya lo hiciste, seguir disfrutándolo !

Si sos de los que se animan a prepararlo, para que tu casa también se llene de este delicioso aroma dominical, en la web de Lucullus encontrarás recetas que te van a encantar ! [i][ii]

Bon appétit !

 

Paula Ruiz

@pola.rz.okey

 


[i] http://www.lucullus.com.ar/recetas-chef/el-boeuf-bourguignon/

[ii] http://www.lucullus.com.ar/recetas-chef/boeuf-bourguignon-de-jean-paul-bondoux-y-jerome-mathe/