Francia sinónimo de refinamiento. Gastronomía inscrita en el Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad  de la Unesco. Pero esto, implica no sólo la comida sino todos los usos y costumbres que la rodean. Entre las cuales se destaca el arte de la recepción.
Ésta es toda una ceremonia que tiene muchas reglas, aunque varias parezcan en desuso hoy en día, en realidad el arte de bien recibir, de ser recibido sigue siendo importante.

Cómo poner los cubiertos- de sopa, de pescado, de queso, de postre? Los vasos, platos, pequeños y grandes? Cómo servir los platos y los vinos? Cómo establecer un «plan de table» (organización de la mesa), hacer las invitaciones, aceptarlas, rechazarlas? Todas estas preguntas tienen respuesta en una tradición secular. Para entender cómo ser el perfecto anfitrión al estilo francés, aquí va una pequeña guía:

Invitaciones, “plan de table”…
Todo empieza con las invitaciones. Con las nuevas tecnologías, sola la forma evolucionó: el correo y el SMS remplazaron a la carta. Pero el escrito queda entre las formas preferidas.

Una vez que se conoce la lista de invitados definitiva,  hay que hacer el plan de mesa. En Francia, generalmente los invitados son sentados uno enfrente del otro, teniendo de por medio, la mesa. Tradicionalmente, los invitados de mayor prestigio tienen los mejores lugares reservados: para un hombre al lado de la dueña, y para una mujer al lado del dueño; las parejas son separadas, excepto si son recién casados o novios.

Disposición de la mesa, platos y cubiertos:
Primero, hay que reservar un espacio suficiente, unos 60-75cms. por cada comensal- para que los invitados estén cómodos y se puedan mover con cierta soltura. En cuanto a los cubiertos debemos recordar que el tenedor va a la izquierda del plato, los dientes contra la mesa (porque los fabricantes franceses graban al exterior), y la cuchara (lado abombado no contra la mesa) y el cuchillo (dientes hacia la mesa) a la derecha. Los cubiertos para el postre (en Francia, tradicionalmente se utiliza un mini tenedor, aun cuando se sirve helado) se ponen frente al plato. La regla más básica de etiqueta al poner la mesa: los cubiertos se colocan en el orden inverso a la secuencia de uso. Es decir, los primeros en ser utilizados se deben colocar en la parte exterior y luego sucesivamente el resto de cubiertos se colocarán por riguroso orden de utilización.
En cuanto a los vasos son puestos en línea frente al plato. De izquierda a la derecha: el vaso de agua, de vino tinto, de vino blanco. Y atrás si se sirve, la copa flauta para el champagne.

El servicio a la francesa
Tradicionalmente, el servicio de estilo francés, es un método en el que se sirven varios platos en la mesa al comienzo de la cena. Los invitados, de pie, pueden servir ellos mismos lo que quieran. Desde el Medio Edad hasta el siglo XIX, todas las cenas importantes utilizan este tipo de servicio. Hoy, se modificó un poco: los platos son todos puestos en la mesa, pero un mesero se mueve hacia la izquierda, parando en cada invitado para que cada uno escoja su comida y plato. Aunque todavía existen algunos restaurantes que ofrecen el servicio ” à la française”, es más común verlo en las cenas ceremoniales de la Casa Blanca y en embajadas extranjeras.

Recibir, ser recibido
Como existe un arte de recibir, existe un arte de ser recibido. No llegar las manos vacías, agradecer (dejando pasar 1 día o 2 para manifestar su sinceridad), no sentar antes de la dueña, ni empezar a comer, nunca decir “buen provecho” (que significaría que necesitas ánimo para comer), no pinchar el queso con un tenedor, no dejar mucho en su plato, sin limpiar el todo…