Cada vez más frecuentemente escuchamos o leemos sobre las cuantiosas propiedades que tienen ciertos alimentos. Algunos más, otros menos, saber aprovechar sus propiedades naturales puede llegar a aportar grandes beneficios no sólo a nuestro paladar sino también a nuestra salud.

El ajo es uno de esos pequeños productos que guarda infinidad de propiedades. Y su existencia es antiquísima. Ya era cultivado por el hombre desde tiempos inmemoriales. Si bien no hay ni fecha exacta ni origen de su lugar de cultivo, se sabe que era utilizado en la India en el siglo VI a.C., aunque la mayoría de los autores indican que es originario del Suroeste de Siberia. El ajo era muy apreciado por los egipcios, griegos y romanos que lo consideraban una excelente medicina. En la Edad Media se utilizaba como protección contra las pestes y epidemias. Hacia el siglo XVII sólo se consumía por las clases bajas siendo rechazado por las altas debido a su intenso olor. Actualmente, se consume en todo el mundo y sus principales productores son China, India, Corea y Egipto.

En Francia existe un brebaje llamado “le vinaigre des quatre voleurs” (el vinagre de los 4 ladrones) una especie de remedio milagroso que resulta ser, desde hace siglos, un gran antiséptico que refuerza el sistema inmunitario y que es muy fácil de preparar!

La leyenda alrededor de este remedio nos dice que el vinaigre des quatre voleurs habría sido mencionado la primera vez en Toulouse durante una epidemia de Peste que existió de 1628 a 1631. Cuatro ladrones fueron tomados prisioneros mientras robaban las pertenencias de los difuntos afectados por la peste… Se les solicitó que revelasen cuál era el secreto para no ser contagiados a cambio de poner a salvo sus vidas. Ellos revelaron el secreto de este remedio a base de ajo pero de todas formas… fueron colgados! Años más tarde, en 1720, otra gran peste invadía Marsella y los ladrones repetían lo que sus predecesores: robaban los objetos de los infectados ya fallecidos y para no ser contagiados se ungían las partes del cuerpo expuestas (cara, manos) con este brebaje preparado a base de ajo. Al ser atrapados, revelaron el secreto pero ellos sí fueron perdonados! Prueba de su eficacia, “el vinagre de los 4 ladrones” fue reconocido por el Código Farmacéutico e inscrito en 1748. Sus propiedades son numerosas: purificantes, depurativas, suavizantes, calmantes… Ellas se vuelven una alternativa eficaz y natural para el cuidado de la piel, el cabello y las membranas mucosas. Aplicado sobre un algodón, por ejemplo, permite desinfectar las lastimaduras, calmar las picaduras o limpiar las pieles grasas. Por otra parte, diluido en agua (una cucharada de café en un vaso), resulta ser una especie de revitalizante en caso de fatiga y ayuda además a evitar la gripe. Ungido sobre la piel, permite liberar las vías respiratorias. i

Si se animan a prepararlo, les pasamos la receta! ii

En 1 litro de vinagre de sidra macerar: 10 gr de ajo; 5 gr de menta; 6 gr de tomillo; 10 gr de canela; 6 gr de salvia; 6 gr de lavanda; 6 gr de romero; 6 gr de clavo de olor; 6 gr de ajenjo. Dejar macerar durante 10 días mínimamente. Tomar todas las mañanas 1 cucharada de café en un poco de agua tibia.

Asimismo, hay en el sudoeste de Francia un hermoso pueblo llamado Lautrec famoso por su ajo rosa. Esta especie de ajo apareció durante la Edad Media y su cultivo se incrementó cada vez más. Es así como en 1959 se creó el “Sindicato de Defensa del Label Rouge iii del Ajo Rosa de Lautrec”. Para cultivarlo, es indispensable contar con un terroir específico, es decir, un suelo arcilloso-calcáreo, relativamente húmedo. La plantación se produce en pleno invierno europeo, durante el mes de diciembre, y su recolección es durante la fiesta de San Juan, hacia finales de junio. El ajo rosa, al igual que el ajo común, tiene un compuesto incoloro y de olor picante llamado alicina, un compuesto organosulfurado, muy abundante que posee infinidad de propiedades antibacterianas y antifúngicas.

Parece ser entonces que, nos guste o no nos guste, incorporar ajo a nuestra dieta será una buena decisión que aportará grandes beneficios a nuestra salud y sin ninguna duda, sabor a nuestros platos! A animarse, ya que por lo visto, el ajo resulta ser un gran aliado del hombre!

Paula Ruiz

i Le vinaigre des quatre voleurs
ii Ante cualquier duda, consulte siempre antes con su médico o farmacéutico
iii El Label Rouge (etiqueta roja) es un sello de calidad francés (redefinido por la ley el 5 de enero de 2006). El Label Rouge es un sello oficial que certifica un nivel de calidad que debe ser siempre superior a los actuales productos de naturaleza similar.